El Mule Escrito por  Nov 02, 2020 - 3213 Visitas

Baobab, una gran diferencia con la visita anterior

Así como en mi primera visita fue un grato descubrimiento, en esta segunda dejó mucho que desear.

No había prácticamente vinos por copas y a la hora de la cena no solemos ser tan alegres como en la comida, y más de uno tomó agua así que una botella no podía ser.

Restaurante Baobab Valencia

Restaurante Baobab Valencia

Comenzamos con unas alcachofas con crema de ajo y velo de papada. Me gustaron bastante, pero nos estuvieron repitiendo toda la noche, algo bastante molesto, supongo que por no retirar el germen del ajo o porque no eran muy frescos.

Restaurante Baobab Valencia

Nos invitaron a unas patatas bravas que me gustaron bastante, muy similares a las que suele ofertar Sergi Ariola o Nacho Basurto. 

Restaurante Baobab Valencia

Continuamos tomando unos langostinos al ajillo que a mi me parecieron más al pimentón, ya que su aspecto coincidía más con este último, de todos modos, muy normalitos.

Restaurante Baobab Valencia

Restaurante Baobab Valencia

Uno de los comensales optó por robellones, que le parecieron insuperables según compartió con el resto.

Restaurante Baobab Valencia

Brandada de bacalao, bastante insulsa.

Restaurante Baobab Valencia

Yo tomé carrileras con setas sobre parmentier, muy buenas, y de vacuno que son las que más me gustan. 

Restaurante Baobab Valencia

Para terminar tocinito de cielo, normalito.

Restaurante Baobab Valencia

Baobab, una de cal y una de arena.

Por El Mule

 

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…