El Mule Escrito por  Jun 23, 2019 - 3196 Visitas

Restaurante La Gaviota Santander, caldereta de centollo

Hemos Comido...en el Pesquero, en La Gaviota, después de una de las capturas más grandes de la temporada de bocartes, además de buen tamaño.

Reservamos en el día, por cierto desde Tresviso, ya que había antojo. Nada más llegar a Santander fuimos directos al Pesquero, primero a tomar un vino y hacer una visita a Valentín en El Muelle, otro blanquito en La Gruta y de ahí a La Gaviota. 

La Gaviota Pesquero de Santander

Comenzamos con unos bocartes de un tamaño muy bueno para la plancha, y así los comimos. Elaboración perfecta, el punto perfecto, sellados en el interior y en la otra cara sin tocar prácticamente el fuego. Después de esto te quedas tan a gusto que es muy difícil de superar, al menos en los siguientes minutos. 

La Gaviota Pesquero de Santander

No sabíamos con qué seguir y pedimos una caldereta de centollo. Yo me esperaba centollo con patatas, como se entiende que es la caldereta, pero vino con arroz. Luego lo consultamos y efectivamente ponía en la carta caldereta de arroz, pero ya sabeis, en muchas ocasiones el cerebro te engaña y ves lo que quieres ver.

La Gaviota Pesquero de Santander

De todos modos, la caldereta es el nombre que reciben diferentes guisos basados en carne o pescado, así como verduras y patatas. Tradicionalmente considerados «de pobre» por su sencillez, su nombre responde a que antiguamente se cocinaban en grandes calderos. Solían elaborarse en la calle, al aire libre y con ocasión de festividades locales. Las dos más famosas son la conocida como caldeirada en Galicia y la caldereta de cordero típica de Castilla. 

La Gaviota Pesquero de Santander

De todos modos la elaboración resultó muy sabrosa, un arroz caldoso que va perdiendo agua conforme va empapándose el cereal, y buen sabor gracias al compañero de andanzas del guiso, un buen centollo, añadido al final de la cocción para que no se pase. Esta caldereta era para dos personas, pero con ella podían comer perfectamente cuatro comensales y al final terminamos llevando un tuper a casa.

La Gaviota Pesquero de Santander

Seguimos visitando esta zona que dábamos por perdida, pero con el cambio de la gerencia en algunos locales, también ha habido un cambio sustancial en la calidad. Se puede volver al Pesquero, ya puedes traer a tus parientes mesetarios a disfrutar de este antiguo entorno de pescadores, se irán encantados con las enormes raciones de rabas, las tablas de mar y tierra y las mariscadas.

Eso sí, yo seguiré pidiendo bocartes.

La Gaviota Pesquero de Santander

Por El Mule

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…