El Mule Escrito por  Ago 31, 2015 - 13231 Visitas

La Cigaleña, y volver, volver

Vuelta a La Cigaleña, celebración muy especial como viene siendo habitual, no defraudó, al contrario, sorprendió.

Agosto 2015. Tomamos un menú degustación acompañado de un único vino, un champangne Chartogne-Taillet Sainte Anne Brut. Es un champagne de boca redonda y golosa, con mineralidad y equilibrio. Amarillo pajizo con carbónico abundante. En nariz manzana verde, pomelo y heno. En boca un puntito goloso, mineral y mucha acidez. Final de intensidad media.

Santander Restaurante Cigaleña

Santander Restaurante Cigaleña

Comenzamos con un clásico de la cocina de cercanías, unos berigüetos, gurruñañas o berberechos; algo dificil de encontrara en el mercado y más aún del tamaño y tipo de los que nos sirvieron. Aquí son conocidos como berigüetos, con más grosor en la concha que los habituales, incluso algo de color nacar, más recios y sabrosos, son más tersor y con mas sabor que el habitual. Hasta no hace mucho los desechaban las mariscadoras. Estos estaban presentados sobre una red y tenían un pequeño toque de vinagre. Exquisitos.

Santander Restaurante Cigaleña

Seguidamente nos presentaron una sardina con tomate y sandía. Si el apartado vegetales Juan de Dios lo borda, no es menos con los pescados, consigue que un pescado poco propenso al cualquier elaboración que no sea a la brasa resulte una sorpresa de sabor y finura.

08 2015 cigalena 007

Continuamos con una excelente anguila, una elaboración muy simular en sabor a la sardina ahumada, me hechizó el sabor.

Santander Restaurante Cigaleña

Esta foto es de un jargo que nos presentaron, pero que no iba destinado a nosotros, o sea que no lo tengais en cuanta pues era una ración de otra mesa.

Santander Restaurante Cigaleña

Y nos llegó nuetra ración de pescado, un salmonete de roca, desespinado y en un único trozo que se abre en lascas sobre un puré de calabaza. Un elaboración para enmarcar y no olvidar.

Santander Restaurante Cigaleña

Como fin de cena cordero. Sí cordero, no lechazo y muy poco hecho. Pensar lo que querais, pero la elaboracion es de diez, un cordero de origen francés sin el resabor característico del cordero castellano. Magistral y de excelente sabor, con una peresentación tradicional y con acompañamiento de verduras.

Santander Restaurante Cigaleña

Por último una trufra muy especial, una esfera lacada rellena de trufa y helado, en la misma línea que el resto de la cena: sorprendente, exquisito y apto para celiacos.

Santander Restaurante Cigaleña

Aquí os dejo el importe de la cena, no nos cobraron el Champagne al que nos invitó una persona presente en el restaurante y que conocía el motivo de la celebración.

Santander Restaurante Cigaleña

Por El Mule

 

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
cache/resized/c7efd77fe85c9b3bfd253810af9b4806.jpg
Queserias Yogoures Quesadas
cache/resized/4c614d298b62ab2cdb4900bd4a83c32a.jpg
Vizcaya

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…