El Mule Escrito por  Ene 12, 2009 - 12592 Visitas

Casa Lin

Hemos Comido...en Avilés. Me pasé todo el fin de semana en Avilés, gracias a un regalo de Reyes de mi hija. Y

o ya había estado hacía un mogollón de años y me acordaba de una sidrería que aparecía en medio de los vapores etílicos dignos de una mañana a medios con ginebra, en la que aparecía una paella de esas de toma pan y moja, total que me puse a la búsqueda y al final tras preguntar y buscar por la red me enteré de que dicho sitio era Casa Lin.

Ni corto ni perezoso me, puse manos a la obra y fuimos directos a Casa Lin, reservamos, y a la vez que reservamos mi intención era pedir una paella para quedar a cierta hora y llegar justo a tiempo para no esperar, pues de todos es sabido que esperar el que te hagan una paella puede ser eterno, la chica que me atendió me dijo que mejor viniera un poco antes y así tomábamos algo en la barra y tapeabamos algo de paso. Bueno, a fin le hice caso y nos presentamos en este chigre de rancio abolengo, con una antiguedad de 100 años, el local es auténtico, una sidrería en toda regla, con un ambiente increible, un sábado a la una del mediodía, total que nos pusimos a tomar sidra, de entrada una amable parroquiana nos explicó como tomar la sidra, los camareros de lo más amable y la mayoría de la gente de lo más acogedora, en cuanto llegamos hicimos referencia a nuestra reserva, para lo que nos recibió un camarero y nos explicó de qué constaba la paella, pues las había distintas. Pedimos paella de oyocántaro, con cigalas, langostinos, almejas y andaricas (nécoras), nos dijo que en 20 minutos estaba. Total que decidimos esperar en la barra, de entrada y nada más pedir la sidra (que otra cosa podías pedir, donde fueres haz lo que vieres) y no solo por eso, a mi mujer y a mi nos gusta bastante, y no sabe igual fuera de Asturias, nos plantaron dos tapas en una cazuela de barro, de oreja con patatas un poco picantilla y buenísima. A los veinte minutos justos nos avisaron y ahí estaba la pella, espectacular, lo mejor de todo es que no solamente el aspecto era espectacular, también de sabor, y una pedazo ración que flipas, yo comí cuatro platos y mi mujer dos, quejándose de no tener el estómago más grande, cosa de la que se queja con frecuencia. El servicio muy profesional a la vez que amabilísimo, y el precio de lo mejor, pues al final es el último sabor de boca que te queda. Fue tal nuestra impresión que a la salida había una pareja que no sabía si decidirse a entrar, les contamos nuestra experiencia y entraron a cañón, espero que lo disfrutaran tanto como nosotros. La única pena es que sitios como este cada vez quedan menos, yo tenía intención de pasar por más sidrerías por Avilés, pues lo recordaba con cantidad de ellas y apenas estuvimos en tres, ahora eso sí, había un Mcdonals.  Hemos comido ... paella y buenísima.

Vuelta el 5 de agosto de 2009 decidimos darnos un paseo por Casa Lin, cuatrocientos y pico Km de nada. Habíamos resevado el día anterior y teníamos intención de repetir de paella, pero a la llegada hacía un calor de mil demonios, menos mal que no encargé paella, pues al llegar y después de comprar unos quesos asturianos no había muchas ganas. Total que pedimos la carta y a ver que pasa. De primero optamos por unos mejillones en salsa picante, la verdad que la salsa si era picante, no como para escribir un melodrama pero justa, los mejillones muy bien cocidos y la salsa muy buena, la única pega el perejil, yo creo que sobraba y mi mujer también piensa lo mismo. De segundo yo me pedí calamares frescos en su tinta con arroz, cuando me trajeron el plato empecé a arrepentirme por la pedazo ración, y eso que soy de buen comer, al final me los terminé, los calamares muy bien preparados a la manera tradicional, imperando el sabor de los mismos sin añadidos. Mi mujer se pidió pixín a la plancha dos buenos pedazos de rape fresco de gran calidad, acompañados de unas patatas cocidas y ensalada, el rape no le volvió loca, pues la plancha no había estado en todo su punto pero estaba comestible, el problema a mi ver de muchas planchas es que no le pegan al pescado un brusco golpe de calor lo justo para crear esa costra en los exteriores y que la parte de dentro este en su jugo y poco hecho, pero estaba bien. Todo acompañado de sidra, una velada muy agradable, el sitio merece la pena. Antes de terminar nos arrepentimos de lo que habíamos pedido pues desfilaron delante de nosotros unos bocartes magníficos con una pinta buenísima y unos berberechos con también muy buena pinta, la cosa es que pedirlo de postre y con el estómago lleno pues no. Quedan todavía muchas veces por volver. El servicio como siempre de lo más atento y de lo mas amable, pendientes de que no se te vacie el vaso de sidra.

 

Avenida de los Telares, 3 Avilés 33409 985564827
Etiquetado como

Artículos relacionados (por etiqueta)

Casa Lin
Casa Zoilo - 12592 Visitas
Casa Lin
Sidrería Bedriñana - 12592 Visitas
Casa Lin
Regueiro - 12592 Visitas
Casa Lin
La Madreñería - 12592 Visitas
Casa Lin
Bar del Puerto - 12592 Visitas
From:

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest
cache/resized/96b13dbefd75f84cf9b5c9e0764cbb25.jpg
Queserias Yogoures Quesadas
cache/resized/6a27332c01b6edfa63a12327ac12bfb1.jpg
Vizcaya
cache/resized/48bd450a9b79c2f09d8282ea7e07cdd1.jpg
Carnicas y Embutidos

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…