El Mule Escrito por  Nov 29, 2019 - 2450 Visitas

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce, de celebración

Hemos Comido...en El Nuevo Molino, en Puente Arce, de celebración los tres de casa.

El Molino tiene para mí un especial significado, es el lugar donde celebré mi banquete de boda y donde habitualmente veníamos a celebralo cada año. Pero de unos años a esta parte habíamos perdido la costunbre de hacerlo aquí. Este año volvimos a la carga y la verdad es que es un lugar que a lo largo de toda su vida nunca nos ha defraudado.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Las instalaciones están a la altura de las mejores que conozco en nuestra comunidad, la oferta de vinos es de las más completas, el servicio es de lo mejorcito y el entorno, que se ha visto invadido un poco por construcciones en los alrededores, sigue manteniendo ese aire señorial que siempre le ha caracterizado.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Siguen con la buena tradición de obsequiarte con una copa de cava nada más sentarte y la degustación de aceites, señas de identidad al recibir a los comensales en este lugar.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Siempre hay alguna sorpresa en forma de aperitivo, en este caso: croqueta, mejillón con sopa thai y crujiente de corteza de bacalao con brandada.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Comenzamos con un tartar de bonito. Siempre sabroso, sin casi ingerencias como debe de ser un tartar, una elaboración que ha de magnificar a su anfitrión, en este caso el bonito del norte en plena temporada.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Uno de los comensales tenía metida en la cabeza la moda de las zamburiñas, que en esta ocasión eran vieiras. A mí me gustan frescas y enteras, a la sartén o plancha, pero últimamente están de moda y yo las he cogido cierta mania, me refiero a las zamburiñas que se venden indistintamente como tales, las zamburiñas y volandeiras, aún siendo mariscos distintos, se suelen importar del extranjero congeladas o al vacío, de forma masiva  y sin la calidad de las provenientes de costas gallegas.

Las similitudes que nos llevan a confundirlas estriban en su propia naturaleza y sabor, al ser los tres moluscos bivalvos, además, hay que tener un paladar bastante fino para diferenciar vieiras de zamburiñas o volandeiras en boca, sobre todo si están cocinadas.

Las vieiras son hasta tres veces más grandes que las zamburiñas, una vez abiertas las conchas, se diferencian porque las zamburiñas tienen la lengua blanca, las volandeiras destacan por su lengua de color anaranjado. De las tres, son las zamburiñas las que se venden a un precio más alto, con diferencia, por un motivo obvio: hay muy pocas. 

Después de esta aclaración, las vieiras resultaron ser de nuestra completa satisfacción y perfectamente planchadas, aunque eché de menos sus lenguas, nada que ver con otras raciones clásicas de las cartas clónicas.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Terminamos los entrantes con un bien cortado y jugoso carpaccio de tudanca. Sobre un torto de maíz, nos gustó a todos los comensales, carne de buen sabor y cortada con un grosor muy agradable, sin marinados extremos. Disfrutamos de verdad de una carne de tudanca de calidad y el fondo de torto de maíz resulta un perfecto guiño a la cocina cántabra de interior, donde el maiz tiene un gran protagonismo, y queda de lujo junto a unas setas desecadas.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Machote. Pescado que tomó uno de los comensales, muy bien elaborado y perfecto de punto. 

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Entrecote de tudanca y pimientos. Una carne superior, el tranpamtojo de pimiento era una delicia, una crema que atesora todo el sabor de pimiento y que como todos sabemos es un gran acompañante de la carne.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Para mí un guiso de tudanca, pimientos y setas. Ya lo había tomado en otra ocasión y no pude resistirme, un guiso meloso de textura gelatinosa y gran sabor, recomendable.

Acompañamos la comida con Suraroca Rosé, el mismo cava con el que nos recibieron.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Eclair de caramelo, naranja y fresas.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Natillas de calabaza y mandarina.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Soufle Alaska.

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Unos petit four para acompañar al café. 

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Al final, como siempre en El Molino, un Estrella Michelin que siempre nos ha complacido, desde hace más de treinta años, un lugar con el que tengo una especial relación, por muchos motivos y que siempre me saca una sonrisa. 

Restaurante El Nuevo Molino Puente Arce

Por El Mule

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…