El Mule Escrito por  Oct 06, 2018 - 4208 Visitas

La Olma, buen menú y tempranillo local

Hemos Comido...en La Olma en Polientes, un antiguo conocido que, aparte de hacer un excelente menú, ahora nos deleita con un vino único en Cantabria.

Septiembre 2018. En Polientes, los propietarios de La Olma se ha liado la manta a la cabeza y se han metido a elaborar un vino propio, de nombre Camesía. Siempre han destacado por los alrededorres con su menú diario, de calidad y muy ajustado de precio, así que cualquier día encontrarás el comedor prácticamente lleno, si no te toca esperar.

La Olma Polientes

La uva tempranillo, también llamada tempranilla, tinta del país o cencibel, es una variedad de uva tinta cultivada extensamente para producir vinos tintos con cuerpo​ en España, de donde es originaria. La tempranilla está actualmente disfrutando de un llamado renacimiento en la producción vinícola mundial. Esta oleada empezó en parte como resultado de los esfuerzos de una "nueva ola" de cultivadores españoles que mostraron que era posible producir vinos de gran carácter y calidad en zonas fuera de la región riojana. Uno de los resultados de esto ha sido que vinos varietales de tempranillo se hacen más comunes, especialmente, en las regiones españolas más aptas y frescas, como la Ribera del Duero, Navarra y el Penedés. Durante la última década, han plantado tempranillo cultivadores de lugares tan lejanos como Australia, los Estados Unidos y Sudáfrica.

La Olma Polientes

Y he aquí que una de las zonas fuera de La Rioja donde se planta y que se da muy bien es la zona de Valderredible, donde pudimos disfrutar de este vino junto con un buen menú y una buena compañía.

La Olma Polientes

Alfonso tomó unas alcachofas guisadas, muy a su gusto.

La Olma Polientes

Yo tomé un poco ortodoxo risotto. Arroz acompañado de jijas y pimiento, con su típica textura y un agaradable sabor. Me resultó novedoso y sabroso, muy agradable.

La Olma Polientes

De segundo, el otro comensal pidió champiñones con morcilla y frutos secos. Le gustaron aunque su apariencia era un poco áspera.

La Olma Polientes

Para llevarme la contraria, ya que opino que cochinillo solo en Segovia, pedí cochinilo y mi mantra no fue todo lo acertado que pretendía. El cochinillo estaba estupendo, bien dorado, hecho con lentidud, con la piel crujiente y la carne jugosa, delicioso.

La Olma Polientes

Le estuvimos dando algunas vueltas a un vino que resultó soprendente si lo comparas con los tintos de la región, pero ya hablaremos más adelante, en otro artículo pendiente, de este vino, que fue por lo que nos animamos a visitar esta comarca de Cantabria.

La Olma Polientes

De postre, una buena tarta de queso horneda.

La Olma Polientes

No es la primera vez en La Olma, pero me voy con el mismo buen recuerdo que la anterior, una comida amenizada por el descubrimiento de un nuevo vino de Cantabria y con paseo posterior por las vides que aportan sus uvas para hacerlo realidad.

Por El Mule

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…