El Mule Escrito por  Nov 30, 2001 - 12029 Visitas

Cata Bodegas Robles, la cata del año

La cata surge como un reto a mi falta de interés por los vinos andaluces, siempre he opinado que son vinos para tomar un sorbo y poco más.

El motivo su gran contenido alcohólico, hace que los días siguientes sean terriblemente resacosos y que me resulte imposible disfrutar una sobremesa frente a ellos, pues me saturan el paladar.

cata bodegas robles 01 001

Terminé poniéndome en contacto con Bodegas Robles, conocidos de unos amigos, que hace cosas diferentes y juntamente con la Asociación de Sumilleres de Cantabria entablamos conversación con Francisco Robles, gerente de la bodega, que enseguida se interesó por ofrecernos todo de lo que disponía para preparar esta atípica cata.

La intención inicial era que él enviara los vinos y que se dirigiera la cata desde Montilla. Conforme avanzaban las conversaciones y debido a su falta de presencia en el mercado cántabro, Francisco decidió desplazarse a Cantabria a presentarnos su proyecto en primera persona.

Pero nos había gustado la idea de video cata, hacer algo innovador y así quedamos, presentación en vivo por Francisco Robles y cata por video conferencia con Rocío Márquez.

Una vez puestos todos de acuerdo y con una hoja de ruta sobre la mesa llego el día previo a la cata donde nos conocimos casi todos los interlocutores que íbamos a participar en el evento, Francisco Robles, Alfonso Fraile (Asociación de Sumilleres de Cantabria) y yo mismo.

cata bodegas robles 01 006

Nos acercamos a conocer El Riojano donde se iba a desarrollar la cata. Una vez acabado el trámite nos desplazamos a cenar a La Cigaleña, para que nos conociéramos un poco más a fondo e intercambiar ideas. Francisco no conocía la tradición de soleras que existe en Cantabria, de la cual le pusimos al corriente rápidamente. Ya metidos en harinas entró a formar parte de la charla Andrés Conde Laya, dueño de La Cigaleña y auténtica eminencia en materia de vinos, que decidió enfocar la cena a vinos elaborados con velo de flor.

cata bodegas robles 01 002
La cena fue un auténtico espectáculo donde conjugamos este tipo de vinos con unas elaboraciones magistrales por parte de Jose Manuel de Dios, chef actual de La Cigaleña. Pero de la cena ya hablaremos en un artículo posterior, los vinos que tomamos fueron los siguientes:

Domaine de Montbourgeau l'étoile 2011, Jurá Chardonnay en velo de flor 2 años
Muenchberg Grand Cru 1999, Ríesling Alsazia en velo de flor 3 años
Le Voile de L'oubli Burdeos, Semillon Soter en velo de flor 5 años
Macvin Jurá 2012, Mistela de pinot noir


Después de esta cena tan poco cántabra y queriendo mostrar algo de nuestra región, al día siguiente nos fuimos a tomar un vermut por Peña Herbosa, un vermut en el Solórzano con unas gildas y un blanco de Cantabria en Asubio, un Yenda Spicata, donde Nacho Basurto nos propone: joven afrutado Cantabria Vs oloroso, para unas alcachofas.

cata bodegas robles 01 003

Para terminar con un cocido lebaniego en Bodega Fuente Dé, acompañado de un poco de queso picón.

cata bodegas robles 01 004
Y tras esta frugal comida nos dirigimos al Riojano a preparar los últimos ajustes técnicos para en breve comenzar con la cata. 

cata bodegas robles 01 005

Vinos ecológicos 

Es tradición en Bodegas Robles elaborar vinos libres de residuos químicos. Gracias a las condiciones climáticas tan extremas sufridas en el sur de España (temperaturas que varían entre -5º y 45º), el control de plagas en esta zona de la península nunca ha supuesto un problema; para evitarlas, los agricultores solo han necesitado pequeñas dosis de tratamientos preventivos en el cultivo. Con lo cual, los viñedos siempre han permanecido muy cercano a ecológico.

11154875

Estos métodos de producción han terninado generando precisamente lo que buscan los vinicultores más exigentes: cosechas más pequeñas de uvas de gran calidad que expresan el carácter completo de la variedad de uva sin ser enturbiados por los aromas o el sabor de los residuos químicos. Este es el principio que ha guiado el estilo de vida de estas bodegas.

En la actualidad, vino ecológico, biológico u orgánico se define como "vino elaborado a prtir de uvas cultiadas ecológicamente", mediante técnicas agrícolas basadas en la Normativa Europea 2092/91, obteniendo uvas de máxima calidad respetando el medio ambiente y conservando o incrementando la fertilidad del suelo de cultivo, mediante la utilización óptima de los recursos naturales, sin productos químicos de síntesis como fertilizantes químicos, insecticidas, plaguicidas...evitando la existencia de residuos no deseables en el vino; por tanto, obteniendo un alimento más saludable y de gran calidad.

 

El empobrecimiento paulatino de las tierras de cultivo por las técnicas agrícolas tan agresivas practicadas durante los últimos 50 años, han llevado a la progresiva erosión del suelo, y con ello a la necesidad de aportes artificiales. Los cuales, en dosis excesivas, son un problema para el equilibrio del ecosistema. No hay duda, que la viticultura ecológica protege el medio ambiente.

La tira de imágenes de arriba se corresponde con la fauna y flora existente en las viñas de bodegas Robles, todas las imágenes están tomadas entre las viñas.

La viticultura ecológica es mucho más que una forma de agricultura, es una filosofía. Utilizando las palabras de Ralph Waldo Emerson "Nosotros no heredamos la tierra de nuestros antepasados, la tenemos en préstamo para nuestros descendientes".

Los vinos

Piedra Luenga Blanco Verdejo
Amarillo pálido con ribete acerado, limpio y cristalino. En boca despunta la manzana ácida junto a notas de bulbo de hinojo y flores blancas. Nariz fragante, frutal(manzana ácida) y ligeramente herbáceo, con fondo anisado y recuerdos de almendra amarga. Graduación: 12º.  Tiempo de Crianza: Cosecha. Variedad de Uva: Verdejo
Piedra Luenga Tinto
Rubí, de capa media-alta, limpio y brillante. Paladar suave pero complejo. Aroma frutal, especialmente a frutas rojas y suaves notas a yogur. Graduación: 12º. Tiempo de Crianza: 3 a 5 meses en barrica de roble. Variedad de Uva: Tempranillo
Piedra Luenga Fino
Color pálido, con bonitos reflejos dorados y verdosos. En boca es suave, ligeramente punzante, muy fresco y con larguísima persistencia. Fragante, delicado y potente todo a la vez- en nariz, con aromas sutiles de avellanas, nueces, miga de pan y pastelería. Flores silvestres y monte mediterráneo completan su fantástico bouquet. Graduación: 15º. Tiempo de Crianza: 2 años en barrica de roble americano. Variedad de Uva: Pedro Ximénez
Piedra Luenga Pale Cream
Amarillo dorado, brillante. Sabor dulce y suave. Aromas a frutos maduros y compotas. Graduación: 16º. Tiempo de Crianza: Cosecha. Variedad de Uva: Pedro Ximénez.

cata bodegas robles 11 001

Piedra Luenga Pedro Ximénez
Ambarino muy brillante. Amplio, afrutado y equilibrado. Aromas intenso a pasas, caramelos y dátiles. Graduación: 15º. Tiempo de Crianza: Cosecha. Variedad de Uva: Pedro Ximénez.
Piedra Luenga Amontillado
Colores brillantes de té, tirando a caoba. Un olor dulce, miel y pasas de uva, vainilla y roble, ligeramente terroso. Dulce y redondo, tonos de madera clara, intensa y con mucho cuerpo. Graduación: 15-17% vol. Variedad de Uva: Pedro Ximénez.
Piedra Luenga Oloroso
Color caoba intenso con matices de oro. Sabor potente y armónico. Glicérico y delicadamente golso, aunque seco, fresco y con sutileza aromática creciente. El alcohol pasa desapercibido y proporciona una untuosidad a un vino muy aromático y deja un recuerdo muy largo. Sorprende por un olor a pasa inicial y tiene la contundencia de la elegante evolución (manzana verde), con finos añadidos de laurel seco, incienso. Graduación: 16º. Tiempo de Crianza: 7 años. Variedad de Uva: Pedro Ximénez.
Piedra Luenga Cream
Caoba oscuro brillante y límpido. Sabor café, pasas secas y madera vieja con notas alcohólicas y a frutos secos. aroma a café, frutos secos, pasas secas y madera vieja. Graduación: 16 %. Variedad de Uva: Pedro Ximénez

cata bodegas robles 11 001

La cata

La cata resultó un rotundo éxito con cerca de cincuenta participantes: profesionales hostelería, distribuidores, aficionados y bastantes representantes del sector de la alimentación y delicatessen. Los vinos no dejaron indiferente a nadie, tanto a los detractores como a los partidarios. Los escépticos de estos vinos ecológicos, acostumbrados a elaboraciones más clasicas o alcoholicas, siempre encontraron un mínimo de dos vinos que les sorprendiera gratamente.

cata bodegas robles 11 001

Los partidarios, dentro de los que me encuentro, nos encontramos con unos vinos sorprendentes. En esta ocasión no puedo aportar nada que no sea la informacion recogida de los participantes, ya que encontraba con un fuerte resfriado y fui incapaz de catar los vinos, me aferré a una botella de PX y fue lo único que bebí en toda la cata.

cata bodegas robles 11 001

El Riojano cumplió con su cometido, unas instalaciones únicas tanto por su dotación técnica como por su belleza, su céntrica ubicación y la atención del personal. Un lugar único en el centro de Santander para este tipo de reuniones.

La cata se dividió en dos apartados, comenzando con una presentación de la bodega por parte de de Francisco Robles, donde empezamos a aprender sobre agricultura biológica.

cata bodegas robles 11 001

cata bodegas robles 11 001

Continuando con la cata en sí vía videoconferencia, lo que es una auténtica novedad en este tipo de reuniones, conjugando el clasicismo de una bodeda andaluza con las nuevas tecnologías informáticas y las nuevas apuestas por una agricultura sostenible. Pudimos intercambiar impresiones entre Córdoba y Santander. La reunión resultó de los más didáctica y amena.

cata bodegas robles 11 001

cata bodegas robles 11 001

cata bodegas robles 11 001

A parte de los vinos pudimos catar unas gelatinas: ecológica de vino Px,  ecológica de vinagre al Pedro Ximénez, ecológica de vino fino y ecológica de vino oloroso. También unas anchoas y unos boquerones de la conservera Santoña 1964 junto con una reducción de Pedro Ximenez. Esta conservera era una de las organizadoras de la cata.

cata bodegas robles 11 001

Y para terminar se sirvieron unos quesos de La Jarradilla: un Divirín de dos maduraciones,  uno con sesenta días y, como novedad, otro con noventa días. Un queso de corte, la pasta es blanda, de color blanco marfil y con algún que otro ojo distribuido de forma irregular. Olor de intensidad media, algo ácido con aroma a mantequilla y a enmohecido, notas vegetales y a humedad. Textura sedosa, semiblanda y untuosa. Un vicio con el que empiezas y no puedes terminar hasta que has acabado el queso.

cata bodegas robles 11 001

Al final parece ser que sí que van a tener cabida en mi paladar al menos algunos de estos vinos de Montilla.

Hasta la cata del año que viene. Por el Mule.

 

 

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…