El Mule Escrito por  Dic 29, 2013 - 11858 Visitas

La Posada del Mar

Hemos Comido..en La Posada del Mar en este establecimiento que comienza su andadura alla por 1970 cuando el padre de Tomás Merendón, su propietario, decidió abrir lo que en principio fue una taberna o posada marinera.

Con el paso del tiempo y una buena labor, pasó a ser uno de los mejores restaurantes de la ciudad, dando de comer siempre bien a su clientela, tanto por la calidad, siempre trabajan con el mejor genero, como por la cantidad, sirven muy amplias raciones.

La entrada del nuevo siglo ha traído mucho movimiento a esta casa, ya que a principios del año 2000 ampliaron sus instalaciones, para a finales del 2005, reabrir su restaurante en otra ubicación, con unas instalaciones mucho más actuales, bastante mejores que la que ya tenían. Actualmente,  'La Posada del Mar' se localiza en la calle Castelar, en las instalaciones de lo que antes era 'La Gloria del Puerto'.

Restaurante La Posada del Mar, Santander
Restaurante La Posada del Mar, Santander
Restaurante La Posada del Mar, Santander Restaurante La Posada del Mar, Santander

El actual local en el que se encuentra 'La Posada del Mar', es más espacioso y confortable que el anterior. En total disponen de tres comedores, con una capacidad total de unos 100 comensales. La sencillez es la tónica común al estilo decorativo de este restaurante, con paredes blancas, sólo engalanadas con los clásicos cuadros de marinas y personajes populares del Santander antiguo, que ya son señas de identidad de esta casa. Al igual que en la antigua Posada, mantienen una barra donde recibir a los clientes y la cocina se encuentra a la vista de todo el mundo, sin nada que ocultar. Por el resto las instalaciones se encuentran dotadas de todas las comodidades habituales en este tipo de restaurantes de alta gama.

La cocina que llevan a cabo es totalmente tradicional, de mercado, con unas presentaciones caseras y raciones generosas en cantidad y sabor. Al frente de la cocina se encuentra Javier Herrero, experimentado chef, que desde siempre ha realizado una labor encomiable en esta casa, sin duda una buena labor, tanto cocinando, como seleccionando el mejor género posible para que todo salga como siempre, de maravilla. La carta que tienen es siempre la misma, no cambia, excepto para añadirla algunos productos que son exclusivos de temporada, y que una vez pasada esta se quitan o sustituyen por los venideros. 

Restaurante La Posada del Mar, Santander Restaurante La Posada del Mar, Santander

Como todo buen restaurante es difícil poder hablar de especialidades, ya que todo lo que preparan lo hacen con sumo gusto, fieles a su filosofía de cocina tradicional. En este tipo de establecimientos, que un plato les guste más que otro atiende más a razones de gusto personales que a la calidad del plato que estén degustando, que en este caso es siempre la mejor. Pero que duda cabe que los amantes de los platos de cuchara, de los guisos como unos buenos callos, unos garbanzos con bacalao y espinacas o unas sencillas pero estupendas alubias; tienen en esta su 'segunda' casa. Los pescados de La Posada son siempre de captura salvaje, de lo mejorcito de nuestras costas. Los preparan al gusto tradicional, al punto, pero sin pasarse, sin secar el pescado.

Un clásico de esta casa es la merluza de pincho a la romana acompañada de unos chipirones en su tinta, siempre resulta exquisita. En carnes desde luego el chuletón se lleva la palma, es simplemente espléndido, sabroso como pocos, auténtica carne de vacas viejas de Cantabria.

Los postres son también otro punto fuerte de esta casa, con la leche frita y la tarta de hojaldre y mantequilla como máximos exponentes. La bodega como siempre llena de clásicos, acorde a su comida y clientela.

Esta ultima vez éramos dos a comer y optamos por los santiaguiños a  la plancha que los bordan, y unas almejas a la sartén que son una de sus especialidades, muy buenas, siempre diré lo mismo que unas buenas almejas como mejor están es abiertas y sin más o como mucho abiertas al vapor, pero estas no desmerecen en nada al sabor que aporta una buena almeja.

Tomamos también maganos, especialmente frescos y buenísimos, fue una comida anómala pues compartimos de todo y la verdad es que fue un acierto en todos los aspectos,  también compartimos un besugo de dos raciones que estaba exquisito. De postre tomamos leche frita y tarta de hojaldre. El servicio fue impecable y la atención espectacular, el precio dentro de lo razonable. En este local y en el anterior ya habíamos comido en múltiples ocasiones y siempre nos ha gustado bastante. Un sitio para tener en cuenta a la hora de ir a un restaurante en Santander.

Restaurante La Posada del Mar, Santander
 

 

Etiquetado como

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…