El Mule Escrito por  Nov 30, 2001 - 11807 Visitas

Santander Real Club Maritimo

Hemos Comido..en esta ocasión celebración de Navidad. Comida de empresa en un comedor privado, las vistas excepcionales, el día lumisono y caluroso en pleno diciembre.

Diciembre 2012. La vez anterior gustó tanto a la gente que se decició repetir incluso de menú. También repetimos de comedor y como el día acompañaba pasamos gran parte de la velada viendo el mar desde el mirador situado al sur, sobre una maravillosa bahía y unas vistas excepcionales, únicas de este bello y característico edificio. 

2012 12 club maritimo 01 001

A diferencia de la ocasión anterior, el día fue espectacular y acompañó a lo largo de toda la velada que terminó bien avanzada la tarde. Antes de la comida habíamos quedado en Casa Lita, donde tomamos unas cervezas.

2012 12 club maritimo 01 003 2012 12 club maritimo 01 004
2012 12 club maritimo 01 005 2012 12 club maritimo 01 007

Comenzamos con un jamón-tumaca servido en plato individual. Tomate natural con buen sabor a ajo y acompañado de diferentes tipos de aceite y pan tostado. Buena ración y buen jamón ibérico.

Nos acompañaron dos vinos a lo largo de la comida. Un blanco verdejo de 2011 Neire que no probé. Y como tinto tomé a lo largo de toda la comida un Monte Real reserva de 2005, un vino cereza granate de capa media-alta y fina lágrima, aroma intenso de fruta roja, roble, potente en boca, licoroso, sabroso y con una marcada acidez. Potente en líneas generales con ese bouqué característico de tan tradicional bodega.

2012 12 club maritimo 02 001 2012 12 club maritimo 02 002
2012 12 club maritimo 02 003 2012 12 club maritimo 02 004
2012 12 club maritimo 02 007 2012 12 club maritimo 02 006

Con el jamón nos sirvieron diferentes tipos de aceite, unos cuantos por cierto y de diferentes tipos de aceituna: arbequina, picual, hojiblanca, alguno de cultivo ecológico. Los que probé me gustaron y si te pones a catar todos comes a base de aceite y pan. 

2012 12 club maritimo 02 008 2012 12 club maritimo 02 009
2012 12 club maritimo 02 010 2012 12 club maritimo 02 011

Continuamos con unas rabas de magano exquisitas, primorosamente fritas, bien escurridas y hechas a la perfección. Resumiendo, unas autenticas rabas, fritura tradicional de nuestra comunidad. 

Como siguiente entrante nos sirvieron unos pimientos asados con langostinos al ajillo. Los langostinos muy bien hechos, no pasados como suele ser costumbre en la mayoría de los restaurantes. Los pimientos buenísimos, asados en las cocinas del lugar. Muy bueno el conjunto, a mi parecer lo único que les sobraba era el perejil.

2012 12 club maritimo 02 012 2012 12 club maritimo 02 013
2012 12 club maritimo 02 014 2012 12 club maritimo 02 016
2012 12 club maritimo 02 015 2012 12 club maritimo 02 017

Como plato principal lubina a la sal, una de las especialidades de la casa, la bordan. Siempre son lubinas de considerable tamaño, siempre jugosas. Los comensales suelen acompañarlas con un chorro de los aceites, anteriormente referenciados, sin nada más, todo sabor. En esta ocasion yo no tomé lubina pues ya la conocía y queria probar otra opción.

2012 12 club maritimo 02 018 2012 12 club maritimo 02 019
 2012 12 club maritimo 02 020  2012 12 club maritimo 02 021

Tomé solomillo con foie. El solomillo de muy buena calidad y bien madurado, pero demasiado disfrazado para mi gusto. Yo soy más de trozo de solomillo y plancha. Una salsa muy buena de sabor acompañado de unas cebolletas escabechadas muy sabrosas, un buen trozo de foie y unas patatas panadera. Una ración excepcional de dimensiones y muy buen sabor, pero reitero: yo soy más simple con las carnes, más de producto. 

De postre helado de nata con frutos del bosque. A continuación gin tonic a discrección y algún que otro habano en la terraza viendo el tráfico marítimo.

2012 12 club maritimo 02 022

2012 12 club maritimo 02 023

2012 12 club maritimo 02 025

Hemos Comido..en esta ocasión celebración de Navidad de empresa, en un comedor privado.

La comida fue en el comedor privado que suele reservar la cámara de comercio para las recepciones de sus invitados sudamericanos. El menú fue concertado y elegido con gran acierto. Las instalaciones son de lo mejorcito de nuestra comunidad dado su buen mantenimiento, eso si dentro de un entorno clásico-ingles muy acorde con la función del edificio, por otro lado el edificio es un exponente arquitectónico de nuestra ciudad, y uno de los emblemas de la misma.

Las vistas desde el comedor son impresionantes, toda la bahía, la pena es el día lluvioso que hizo. El comedor está situado justo al lado de la cabina de mando del Club, desde donde se sigue y se da la salida a todas las regatas que este último organiza.

El servicio de lo mejorcito que he visto, siempre dispuesto y tres camareros a la disposición del comedor. Acabamos tarde y nos atendieron hasta el último minuto si poner ninguna pega, en resumen el servicio inmejorable.

Comenzamos con un jamon-tumaca servido en plato individual, un tomate natural con un buen sabor a ajo, servido a parte y cuatro tipos diferentes de aceites para acompañarlo, sal maldon y pan tostado, buena ración, muy buen jamón ibérico y el acompañamiento perfecto.

Continuamos con unas rabas frescas de calamar, el calamar pequeñito, magano, servidas individualmente y con la opción de repetir cuantas veces quisieras, muy buenas, muy bien escurridas y bajas en sal, otra ración recomendable.

A continuación nos sirvieron unas croquetas también muy buenas y siempre repitiendo lo que quisieras, las croquetas de jamos hechas con una besamel muy suave y con un buen sabor a jamón.

Terminados los entrantes pasamos al plato fuerte, había que elegir entre entrecote y lubina la sal, los pescados a la sal son una de las especialidades del lugar, yo no soy muy de lubina pero me decidí por esta última. La elección fue correcta, de entrada la parafernalia en torno a la limpieza de la misma da gusto, merece la pena observarlo, el pescado sumergido en una roca de sal y que van limpiando y sirviendo conforme se van preparando las raciones. Una vez servido el plato este consta de la lubina, perfectamente limpia y libre de espinas, muy jugosa y sabrosa, y tres salsas donde elegir. Al ser piezas hermosas de tamaño y muy similares, la cocción resulta perfecta. Las tres salsas son la ya tradicional mayonesa, que a mí no me va lo mas mínimo con pescados y mariscos pues le mata el sabor, aceite crudo, los mismos que para el jamón, o sea que había cuatro distintos donde elegir, y por ultimo una salsa de setas de la que probé y estaba buena, quizás un poco excesiva en cuanto al sabor a nata, pero acorde con el plato. Al final la mayoría del plato le comí con un poco de aceite arbequina, todo un acierto de plato en todos los aspectos.

De poste un helado sobre teja de caramelo y almendra, muy bueno. Diferentes vinos, copas, chupitos y demás familia con sobremesa finalizada cerca de las 20:00. En resumen el lugar es de lo más recomendable en todos los aspectos, pero especialmente para reuniones multitudinarias.

2010_01_maritino_001

2010_01_maritino_002

2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004
2010_01_maritino_001 2010_01_maritino_002
2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004
2010_01_maritino_001

2010_01_maritino_002

2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004
2010_01_maritino_001

2010_01_maritino_002

2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004
2010_01_maritino_001

2010_01_maritino_002

2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004
2010_01_maritino_001

2010_01_maritino_002

2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004
2010_01_maritino_001

2010_01_maritino_002

2010_01_maritino_003 2010_01_maritino_004

 Hemos Comido...Somos 16 personas y reservamos uno de los comedores privados, donde por cierto colocan la mesa con mucho acierto para que todos podamos vernos y hablar entre nosotros.

La cena está cerrada anticipadamente, con lo cual no tenemos que preocuparnos de qué pedir. Lo que sí nos preocupa cuando llegamos es el servicio que nos van a dar, pues nuestra cena coincide con la Copa Principe de Vela, y esa misma noche hay una cena organizada en el comedor Ciaboga para más de 150 personas. Por si fuera poco, en otro comedor privado junto al nuestro, está cenando el ínclito Pepiño Blanco con algunas personalidades políticas y de la autoridad portuaria

Pero realmente no hay de qué preocuparse: el servicio es inmejorable, tanto en atención como en rapidez, pendientes del más mínimo detalle

Y la elección de la cena, un acierto: en lugar de lo típico, varios entrantes y un plato fuerte, quién ha encargado la cena se decanta por una suerte de menú “largo y estrecho” con algunas de las especialidades del local. Enhorabuena a la elección, ningún pero a ninguno de los platos. Todos y cada uno de ellos excelentes tanto en cantidad como en calidad

El primer plato consistió un foie con una salsa de miel y sésamo  muy rebajada, con el punto justo de dulzor y acompañado de unas hojas verdes fritas de no sé muy bién qué, creo que eran berros, y en cualquier caso excelentes. Fantástico

Luego unas croquetas de marisco, cremosas, bien fritas, sin nada de grasa. Deliciosas

Seguimos con unos puerros rellenos de jabugo, acompañados de una salsa que no sabría decir de qué era, salvo que estaba buenísima. Nadie lo habíamos probado anteriormente, pero dijimos todos que estaba buenísimo

A continuación unos piquillos rellenos de marisco. Muy suaves, entraban sólos, ni una pega que ponerles

Por último, pulpo a feira, pero no los típicos trozos de pulpo sobre patatas, sino que el pulpo era un tentáculo completo, sin cortar, con el punto justo de sal maldon. De esta manera, el pulpo queda mucho más jugoso, se deshacía en la boca.

Aquí, y antes de los postres, hicimos un paréntesis para ver los fuegos artificiales en la bahía, desde la terraza del salón. Tribuna preferente, no hay mejor sitio en Santander para verlos. Salvo porque si girábamos la cabeza ligeramente a la izquierda,  teníamos al Sr. Ministro que no nos quiere traer el AVE.

Por cierto, ese día los fuegos fueron fantásticos, no creo haberlos visto mejores en Santander, si no me equivoco de Pirotecnia Zaragozana.. Fueron el broche perfecto para una cena fantástica.

Y para terminar, nos volvemos a sentar y junto con el buen sabor de boca de los fuegos, un helado de queso con salsa de garrapiñada y acompañado de una teja con almendras. Bien por la elección, siempre ha sido mi postre favorito en el Marítimo

Nota para la cena? Un 9,50, pues espero que me sorprendan de nuevo.

Por Belen

www.rcmsantander.com

Puerto Chico s/n 39004 Santander 942214050

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

From:

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…