El Mule Escrito por  Ene 07, 2009 - 12229 Visitas

Casa Gerardo

Hemos Comido...en el restaurante más laureado de Asturias, el que ostenta las máximas calificaciones en todas las guías desde hace más tiempo. 

Debe servir de referencia tanto a turistas como a profesionales para poder decir aquello de: “Una fabada mejor que la de Casa Gerardo” o “Más caro que Casa Gerardo”.

Durante casi un siglo esta casa fue parada y fonda de las diligencias y autobuses que hacían la línea Gijón-Avilés, llegando a alcanzar gran fama por la exquisitez de sus fabadas y arroz con leche.

Tanto es así que a mediados de los ochenta, ya era considerado como uno de los grandes restaurantes de Asturias. Pero Pedro quería hacer algo más que ganar dinero con los guisos de su madre y a finales de aquella década, se lanzó a la cocina de vanguardia, a la creatividad, a las jornadas gastronómicas y en poco tiempo se convirtió en el más premiado del Principado. Hoy, ya consolidado como maestro,

Pedro sigue siendo tan innovador como el más joven de los cocineros que aparecen en el capítulo de Cocina de Autor

Por supuesto que hay que probar su fabada ligth y su crema de arroz con leche

Hemos comido ... en el comedor de arriba. El paisaje del valle asturiano es un aliciente más.
De aperitivos tomamos vinagreta ligera de calabacín y almendras, con una especie de lenguas de gato para acompañar, no me gusta del todo la mezcla con el dulce de la galleta y una crema de verduras.
De primeros, un plato de ostras y almejas, en crudo con un fondo de vinagreta ligera, muy bien. Luego, el plato de cigalas, pasta y berza asturiana. La pasta realmente casera con una ración generosa de cigalas, conservando todo su en la preparación, con la berza como excelente contrapunto sin tapar a las cigalas. Plato sencillamente especial y magnífico.
Luego un mero, con una una emulsión de aceite de oliva y berberechos frescos. El mero perfecto, la emulsión de aceite muy ligera terminando con el berberecho, perfecto. Luego, de carne, el cordero a la parrilla de carbón, muy bueno.
Las fabes con almejas de mi mujer estaban un poco sosas y faltas de sabor, las almejas no era muy allá. De segundo comió bacalao B & N, le gusto mucho.
Servicio muy eficaz.

Restaurante situado en una casa de 120 años de antigüedad. La carta cambia con la temporada. Amplia bodega con vinos españoles, franceses y australianos. Menús degustación especiales para las noches de viernes y sábados. Surtido de puros. Conviene reservar. Recomendaciones: fabada, ensaladas calientes, crema de andaricas, crema de arroz con leche, rosbif de conejo con verduritas y puré de mostaza, xargo al horno con manzanas y hongos. 

Ctra. Avilés-Gijón AS-19 33438 Prendes 985887797

Marcos Morán refrenda el estilo inaugurado en 2007 y desarrollado en 2008. Propuestas sustentadas en productos 10, por lo general marinos, capítulo en el que da lo mejor de sí. Mariscos y pescados a los que se aplican cocciones harto precisas, siempre cortas, llamadas a magnificar las cualidades intrínsecas de los manjares en escena. Alterna propuestas minimalistas grandiosas, con platos más recargados, si bien en su justa medida. Como es norma, juega con los frutos secos, los aromas de madera, las algas, la coctelería... sabe impregnar de carácter la gran cocina de vanguardia.
Si en años anteriores consagró platos tan artísticos como las excelsas y complejas quisquillas a la brasa sobre picadillo de pan, pimentón y piel de berenjena con una vinagreta de rosas, pistachos y brotes de cebolleta; como la audaz y contrastada navaja en grasa de almendras, que aparece impregnada de un toque mágico de aceite y sobre una pincelada grasa del fruto seco; como el inmaculado centollo, cabeza y patas, cuyas carnes de los apéndices se acompañan de una primorosa sopa de su cuerpo; o como el terso y bravío pulpo a la brasa engalanado con mazapán de pimentón y resinas; en esta ocasión aparecen versiones impactantes de otros manjares que gustan al chef. Es el caso de la ostra embarrada, un si es no para magnificar la esencialidad y la oceanidad. Igual de concreta y con un poco más de literatura se muestra la cromática sardina volcánica sobre una salsa negra que rezuma gusto a sésamo. De una pulcritud y de un contraste táctil increíbles la kokotxa de merluza con un berberecho encima sobre una crema, nunca mejor dicho, de pil pil. El título de “ahumados” esconde cierta carga de profundidad: unos pedazos de anguila ahumada nadando en un puré de fabada; gustosidad a tope. La ventresca de bonito en verde, musgo y costra, salsa y crocante, nos transmite la fuerza de la naturaleza, del paisaje, una filosofía omnipresente. Y el bacalao con papada de Joselito es una combinación audaz si no fuera por la presencia estrafalaria de dos trozos de fresa, que siempre se pueden orillar, si es que el chef no lo ha hecho más. Todo esto y fabada, el mejor cocido de alubias del mundo y arroz con leche, crema y soplado, que llevan la rúbrica de Pedro Morán, para culminar el festín y el atracón.

Lo mejor de la gastronomía

 

Etiquetado como

Artículos relacionados (por etiqueta)

Casa Gerardo
Casa Zoilo - 12229 Visitas
Casa Gerardo
Sidrería Bedriñana - 12229 Visitas
Casa Gerardo
La Madreñería - 12229 Visitas
Casa Gerardo
Bar del Puerto - 12229 Visitas
Casa Gerardo
Güeyu Mar - 12229 Visitas
Más en esta categoría: « Ca'Suso Koldo Miranda »
From:

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…