El Mule Escrito por  Nov 28, 2017 - 140 Views

Taberna de Vicente, brasa, mar y montaña

Hemos Comido...en la Taberna de Vicente, una visita impresvista y reservada por Carlos, comida de trabajo, pero ojalá todas las comidas de trabajo fueran así.

Octubre 2017. Cuatro comensales, una mesa, brasa,  producto y Emilio detrás de todo esto, siempre buscando la difereneciación de la oferta habitual y, por descontado, algo único en la zona en la que se encuentra.

La Taberna de Vicente Santander

Una de sus especialidades es el rape a la brasa, y esa era una de las viandas elegidas, antes de empezar con ello nos presentaron al pescado ya a punto de entrar en la brasa.

La Taberna de Vicente Santander

Queso de hojas, cada día más difícil de encontrar de buena calidad. Cremoso, sabroso y fuerte lo justo, para mi gusto cuanto más fresco mejor, casi soltando suero.

La Taberna de Vicente Santander

Otro de los componentes del menú era la carne, y a la vista la teníamos, desde luego que invitaba. 

La Taberna de Vicente Santander

Con el picón qué mejor acompañante que un vino con fuerza, con alma un vino de Toro, Matsu El Recio, un vino tinto de Toro a base de racimos de tinta de toro. Rojo picota intenso, aroma a chocolate, frutos negros, vainilla, en boca sedoso y redondo, frutal y notas minerales.

La Taberna de Vicente Santander

Después del picón cuatro rabucas fruto de algún calamar despistado que cayó en manos de nuestro anfitrión.

La Taberna de Vicente Santander

Continuamos con una serie de aperitivos con los cuales fuimos abriendo boca. A continuación pulpo braseado, estupendo de punto y con el clásico sabor a brasa, pero con cierto parecido al pulpo a ferira, supliendo la patata cocida por un puré de vicio.

La Taberna de Vicente Santander

Caldo de carne y gallina. Aquí sí que hay caldo, y del que levanta a un muerto, con el consabido sabor, el primero de la temporada.

La Taberna de Vicente Santander

Unas vistas de lujo en la pared opuesta a la ventana.

La Taberna de Vicente Santander

Y empezamos con uno de las elaboraciones centrales de la comida, el rape a la brasa. Épico, mejor punto imposible, jugoso, terso, con verdadero sabor a mar y con el suave gusto que deja la brasa. Le acompañaban unas rodajas de tomate, un buen tomate que produce el efecto frío caliente tan agradable en una elaboración como esta. 

La Taberna de Vicente Santander

La Taberna de Vicente Santander

Antes de comenzar nos presentaron el corte con el que íbamos a terminar el apartado de salado, una chuleta de 1,8 Kg.

La Taberna de Vicente Santander

Acompañando a la chuleta unos pimientos asados de Isla, coincidieron las fechas con la época de recogida de esta maravilla gastronómica cántabra.

La Taberna de Vicente Santander

La Taberna de Vicente Santander

La Taberna de Vicente Santander

La Taberna de Vicente Santander

La Taberna de Vicente Santander

La carne como siempre en este lugar, especial, muy entrevetada, un ligero toque de brasa y al plato, un final único de una comida pantagruélica.

La Taberna de Vicente Santander

Uvas y té del puerto, todo un clásico del fin de comida en Cantabria, o por lo menos en muchas de las casas que conozco por la zona de Liébana.

La Taberna de Vicente Santander

Y por fin la dololorosa, una buena cantidad de dinero pero un gran RCP, buen produco, de lo mejorcito en todos los aspectos, producto de cercanías. Un buen servicio merece la pena de todas todas.

La Taberna de Vicente Santander

Por El Mule

 

Etiquetado como

Deja un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Google Plus
  • Instagram
  • Pinterest

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…